Desde La Ribera afirman que «la regata se hará sí o sí»


El presidente del club náutico La Ribera, Roque Ressler, manifestó que la institución tiene la firme intención de llevar adelante la Regata Internacional del Río Negro en enero próximo, como ocurre año a año.

En medio de una pandemia que ha dejado sin efecto a diferentes competencias deportivas, entre ellas el Descenso Internacional del Sella, la máxima autoridad del club viedmense confirmó ya se iniciaron diversas reuniones y que mañana se realizará una convocatoria con palistas de marcada trayectoria y directivos.

«Comenzamos con charlas vía Zoom y mañana nos vamos a juntar. La idea es hacerla. Vamos a planificar cómo afrontar la edición 2021 y también vamos a consensuar un nuevo reglamento para enviarlo a Federación Argentina de Canoas», destacó Ressler, que asumió la presidencia a fines de diciembre pasado.

«Estaremos trabajando en un plan de contingencia, que abarcará un plan A, donde contaríamos con el apoyo estatal, y otro plan B, en el cual estaríamos contando exclusivamente con aportes privados.  La regata se tiene que hacer, salvo que exista algún decreto que lo impida», afirmó el dirigente. Todavía la competencia no tiene una fecha establecida.

Por otro lado, Ressler expresó que «necesitamos tener más dirigentes del club dentro del Comité Organizador, para tener mayor presencia y también para formar a nuevos dirigentes».

Asimismo, el presidente admitió que estudian la posibilidad de volver a largar desde Cipolletti, dado que el gobierno de la provincia de Neuquén no cumplió con el aporte acordado el año pasado. «Neuquén comprometió un aporte que aún no se hizo efectivo. Se largó en Senillosa, como acordamos, y todavía estamos esperando. No me gusta ese manoseo. Sino se cumple lo acordado, la próxima edición la vamos a largar desde Cipolletti», apuntó Ressler.

Aclaró que «la provincia de Río Negro se ha portado maravillosamente bien nosotros, tanto la gestión anterior como la actual».

Otros puntos

Apertura del club: «Hemos presentado un protocolo al municipio para que nuestros palistas puedan salir a remar desde el club. No me parece adecuado lo que está pasando ahora, que se juntan todos en el Barco Hundido. Dentro de la institución, con recaudos, nuestros deportistas estarán más cuidados».

Situación económica: «Puedo asegurar que podemos hacer frente los sueldos de los empleados y abonar los impuestos hasta que se levante la cuarentena, porque tenemos las cosas ordenadas. La recaudación cayó en un 80 por ciento».

Objetivos: «Nuestra idea era acrecentar el número de cursos para timonel, conductor náutico, vela, grumete, pero justo nos agarró la cuarentena. La intención es darle más vida al club. Hemos adquirido más elementos para el gimnasio, por ejemplo. El tema infraestructura está complicado, pero una de las metas es incluir buceo».

Su trayectoria dentro del club: «Yo acompañé a Andrés Roumec como secretario en la gestión anterior. Vengo de la motonáutica y a medida que uno tiene más tiempo, se va interiorizando de la vida de la institución».

La imagen de la institución: «La mayoría piensa que el club es un círculo cerrado. Los que guardamos la lanchitas somos unos pocos. La matriz del club son los remeros y nosotros vamos a respetar esa historia».

Personal: «Soy un tipo que se sienta a tomar mates en el náutico en pleno invierno. Dicen que estoy loco, pero yo así disfruto del río que tenemos».