Regata: Fiuza regresó a España


Un vuelco inesperado e insólito sufrió la Regata Internacional del Río Negro cuando se conoció que el internacional Álvaro Fiuza debió regresar a España por tener vencido su pasaporte.

Fiuza tenía la intención de conformar un poderoso bote junto a su compatriota Wálter Bouzán, al que todos daban como máximo favorito para quedarse con la travesía que comenzará el sábado 11 en la localidad neuquina de Senillosa y concluirá una semana después en Viedma.

Cuando todo parecía que estaba en orden, en horas de la mañana Fiuza se encontró con una ingrata sorpresa, de la cual se hizo cargo  y solicitó ayuda a través de este posteo de facebool:

 

Sin embargo, todas las tratativas realizadas fueron en vano y cumplido el plazo, el palista debió regresar a su país, con la bronca que significa quedarse afuera de una competencia para la que había invertido varios meses de preparación.

Su compañero, Bouzán, ya se encuentra en Neuquén y es casi seguro que realizará la travesia en K1, según informaron desde el Comité Organizador

Ahora, deportivamente, se abren nuevas perspectivas en la legendaria categoría de K2, y se estima que el primer lugar estará entre las duplas que integran Néstor Pinta y su hijo Damián, la de los hermanos Rodrigo y Mauricio Caffa, y la conformada por el viedmense Julián Algañarás  y el chubutense Marcos Figueroa.

Listado de inscriptos