Llegó un merecido reconocimiento para Gervasio Antonio y su familia

El Concejo Deliberante de Viedma declaró hoy como «vecino destacado» a Gervasio Antonio, histórico referente del fútbol comunitario durante más de treinta años en el barrio Zatti.

Gervasio falleció a principios de 2015 pero el trabajo realizado con niños, niñas y adolescentes del sector permiten que hoy su figura se mantenga viva en el corazón de quienes pasaron por sus equipos.

El reconocimiento partió de un proyecto presentado por la concejal Silbana Cullumilla (FPV) y una de las hijas de Gervasio, Patricia, encabezó el grupo de familiares, vecinas y ex jugadores que se acercaron al parlamento viedmense para celebrar la iniciativa.

La edil peronista expresó que en el andar del trabajo que realiza por los barrios, «fue un orgullo haber compartido con sus familiares las anécdotas que reflejan el trabajo» que realizó Gervasio por los niños, dado que «salía en bicicleta a convocar a los jugadores y a veces hasta tenía que sacar permiso».

Destacó Cullumilla que Gervasio «creó que la primera escuela de fútbol infantil barrial, porque no todos tenían la posibilidad de concurrir a los clubes tradicionales, y también impulsó el primer equipo de fútbol femenino» siendo asi uno de los precursores de la inserción de las mujeres en el deporte.

El diploma de reconocimiento y la placa correspndiente fue recibida por Patricia, una de las hijas de Gervasio, quien además es una de las reconocidas jugadoras de fútbol de la capital rionegrina.

«Eternamente agradecida, orgullosa del padre que nos tocó y acá firme seguiremos sus pasos. Gracias Silvana, estamos súper felices», escribió ‘Pato’ en su perfil de facebook,  red donde se multiplicaron los buenos augurios por la decisión de reconocer a Gervasio.

Entre quienes acompañaron los allegados de Gervasio estaban el presidente de la Junta Vecinal del barrio Santa Clara, Luis Marchant, y el futbolista Pablo Pazos, ex jugador de Villa Congreso y también seguidor de Gervasio en su niñez.

Gervasio junto a su esposa Eustaquia. Este hombre dio contención a varias generaciones de niños y niñas de su barrio.

La ceremonia